Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Carlos Medina Fotos: Annaïs Pascual
Martes, 24 de mayo de 2011
El mezclador, el corazón del estudio de televisión

Realización multicámara

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

En su inmensa mayoría, los contenidos para televisión se elaboran con técnica multicámara en un estudio diseñado específicamente para tal fin o utilizando unidades móviles. Pero ¿cuáles son las elecciones de configuración que definen la funcionalidad posterior de estas instalaciones?

Desde los orígenes de la televisión, la presencia de lo que denominamos el estudio de televisión ha sido la parte y el todo de la producción de contenidos audiovisuales para televisión. En el proceso de producción televisiva es indispensable que el estudio disponga de todos y cada uno de los elementos involucrados en la producción, siendo los más importantes el plató y el control de realización.

El mezclador
[Img #1972]
Un estudio de televisión o una unidad móvil se definen por el tipo de mezclador de vídeo que utiliza.En una unidad móvil es frecuente la sustitución de elementos en función de la producción que se le asigne. El mezclador de vídeo, sin embargo, forma parte de la instalación fija de la unidad. 
Este equipo técnico nos va a subrayar la complejidad, tanto en la configuración técnica como en la operación, de la realización multicámara en el estudio de televisión, y su capacidad de mermar o potenciar las posibilidades audiovisuales que sumerjan al espectador en el espectáculo televisivo.
Esto hace la elección del mezclador de vital importancia, pero ¿cuáles son las características que determinan la idoneidad de un modelo u otro para una instalación?

Tipo de señal
La primera elección viene condicionada por el tipo de flujo de vídeo que queramos para nuestra instalación: analógico o digital, y, en este último caso, SD o HD. Cada una de estas cuatro opciones significa variaciones de coste no solo en el dispositivo de mezcla, sino también en el cableado de la instalación. Hay que tener en mente, además, que un mezclador con entradas HDSDI aceptará también el SDI.
En la actualidad, la configuración de los mezcladores se está modificando y actualizando para adecuarse a la realidad de los programas y contenidos de televisión de imágenes estereoscópicas, tras observar un posible asentamiento en el sector audiovisual de este tipo de producciones. 

Número de entradas

[Img #1973]

Los mezcladores vienen definidos por el número de señales que pueden gestionar. Un mezclador pequeño portátil puede tener de cuatro a ocho entradas. También hay mezcladores con más entradas (16 o 32), pero lo normal es encontrar este número de entradas en instalaciones fijas (estudios o unidades móviles). Frecuentemente, los mezcladores se configuran a partir de necesidades concretas, añadiendo los módulos necesarios en función de los requerimientos de la instalación.


Buses
La conmutación entre señales se realiza desde una fila de botones que recibe el nombre de bus. Lo normal es que un mezclador tenga al menos dos buses, uno para programa y otro para previo. A menudo, este par de buses se complementa con un tercero que recibe el nombre de key bus y que permite realizar incrustaciones. Algunos mezcladores incorporan más de un key bus, si bien es habitual que muestren una sola fila de botones.
Estos tres buses constituyen la sección principal de un mezclador (P/P o Program/Preset).
Los mezcladores de instalaciones más complejas pueden tener un número adicional de estas secciones, a las que se llama M/E (Mix/Effects), que están numeradas y que pueden ser operadas sin que aparezcan en programa, lo que resulta muy conveniente para preparar los efectos simultáneamente a la mezcla del programa. Cada una de estas secciones es seleccionable desde la sección P/P.
El módulo de mezcla consiste en una palanca (T-Bar o Barra T) que permite realizar transiciones entre fuentes. A menudo se complementa con un catálogo de transiciones que incluyen, al menos, fundidos (Dissolves) y cortinillas (Wipes).
Después de la sección P/P suele haber otra sección de key llamada DSK (Downstream Keyer) y que significa literalmente “Incrustación al final del flujo”, lo que resulta conveniente, por ejemplo, para insertar la rotulación del programa. El DSK va perdiendo importancia desde que los mezcladores pueden incorporar múltiples secciones M/E, pero en un mezclador pequeño resulta indispensable para incrustar el grafismo sin hipotecar un único key bus.

Funciones adicionales
[Img #1974]
Los mezcladores pueden incorporar también un generador DVE (Digital Video Effects) de 2D o 3D, o puede instalarse como un módulo adicional.
Es indispensable que generen señal de Tally (luz que se ilumina en la cámara cuando es seleccionada) para que los presentadores y actores sepan a qué cámara deben mirar, así como memorias (snapshot) que permitan recuperar una configuración determinada. Esto es fundamental, ya que, de otro modo, hay que ajustar cada efecto todas las veces, lo que puede ser bastante latoso.
Otras funciones que pueden incorporar los mezcladores son frame store (para almacenar imágenes fijas), sincronizadores de cuadro (para usar fuentes no síncronas con el sistema), GPI’s (para accionar dispositivos al seleccionarlos), etcétera.


Si te interesó este artículo, también puede interesarte:
Noticias relacionadas
Videopopular • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress