Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 15 de junio de 2015
ABRIL-MAYO 2015

Vídeo Popular 162

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

En un sector como el de la producción audiovisual, en el que se dan numerosos factores de riesgo relacionados con los rodajes cinematográficos o la grabación de anuncios, resulta sorprendente la falta de concienciación y la poca agilidad con la que habitualmente se gestiona la implementación de protocolos de prevención de riesgos laborales (PRL) en nuestro país.

[Img #4833]En muchas ocasiones solo se contrata un servicio de PRL durante el rodaje, pero si se trata de producciones sencillas y de muy corta duración, los servicios genéricos de prevención demuestran ser poco ágiles y estar mal adaptados a las necesidades particulares de las productoras. El resultado es que, pese a la obligatoriedad de contar con un servicio de PRL, las productoras acaban asumiendo un riesgo innecesario.


Lo cierto es que, con independencia de la duración de los rodajes, el sector cuenta con unas particularidades que hacen necesario el desarrollo de planes técnicos específicos, tanto para todo el personal eventual que interviene durante las grabaciones como para los trabajadores fijos de las propias productoras. La flexibilidad del servicio y la rapidez de la puesta en marcha de protocolos adaptados a cada situación son también elementos fundamentales para la progresiva adopción de estos servicios por parte de las productoras.


Entre los factores de riesgo particulares que pueden afectar a los rodajes están el trabajo con especialistas y conductores, el manejo de animales o la participación de mujeres embarazadas, ancianos y niños, con respecto a los que también es necesario vigilar el cumplimiento de la normativa que regula la duración máxima de la jornada laboral. En el caso español, la inspección de trabajo de cada comunidad autónoma ejerce un control mediante el examen de la documentación aportada e incluso con la presencia de inspectores durante el propio rodaje.


Por suerte, en nuestro país empiezan a surgir, por parte de empresas dedicadas a la prevención de riesgos laborales genéricos, iniciativas para ofrecer servicios mejor adaptados a las necesidades del sector audiovisual, como es el caso del Grupo Geseme. Esta compañía, por ejemplo, ofrece la gestión y control del plan de trabajo de todo el personal necesario, y lleva a cabo la formación en materia de prevención de riesgos laborales de los diferentes perfiles que intervienen en los rodajes. De esta forma, cada rodaje cuenta con un documento específico de PRL donde se detalla el periodo de planificación de la acción y de los puestos de trabajo que van a intervenir.


Pero sea cual sea la compañía especializada en PRL finalmente escogida, es fundamental que sea capaz por un lado de suplir de forma inmediata la falta de tiempo con que normalmente se abordan las cuestiones relativas a los riesgos laborales en los rodajes, y por otro de articular una directiva bien estructurada de prevención de riesgos que contemple de forma integral todos los aspectos del negocio.

Videopopular • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress