Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Irene Ballestar
Martes, 16 de julio de 2013
Visitamos los estudios de sonido

SDI Media Iberia Barcelona: artesanía sonora

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

Son los últimos en tomar parte en la producción de una película y, por eso mismo, son los primeros en verla tal y como será exhibida posteriormente en los cines. También son los responsables de doblar al castellano los últimos títulos internacionales. Los antiguos estudios de Soundub Barcelona, ahora propiedad de la estadounidense SDI Media, nos abren sus puertas para contarnos cómo trabajan y qué servicios ofrecen en sus instalaciones.

[Img #3752]Ni los actores pelean a muerte, ni disparan revólveres de calibre 38. Tampoco es real el helicóptero que sobrevuela la escena, ni el accidente múltiple donde quedan destrozados siete coches. Ni, claro está, Superman tiene como lengua materna el castellano. El cine está lleno de mentiras, mentiras que nos creemos y que nos hacen creer estudios como el de SDI Media Iberia de Barcelona, pionero en España en la mezcla de sonido de cine y responsable de adaptar al castellano los últimos estrenos llegados del extranjero. El pasado mes de junio, el estudio nos abría sus puertas para contarnos cómo el sonido contribuye a hacer creíble esa gran farsa que es el séptimo arte.

Estructura horizontal
En los estudios nos reciben: David Sans, director técnico de SDI Media Iberia Barcelona; Sandra García, responsable del departamento de cine de producción, y David Calleja, mezclador jefe de cine. Las instalaciones, de 3.000 metros cuadrados, dan trabajo a un total de 33 personas, con Josep Ferrer asumiendo la dirección de los estudios y Meritxell Juncosa como directora de operaciones. 

Las dos principales líneas de actividad de SDI Media Iberia son el cine de producción y el de distribución, es decir, la mezcla de sonido y el doblaje de películas extranjeras, respectivamente. El primer proceso es mucho más laborioso, pudiendo prolongarse desde tres semanas a tres meses, mientras que el segundo puede estar listo en unos diez días. En sendos mercados, “nos ocupamos de las diferentes labores que implican. En proyectos de cine de producción mezclamos el sonido que viene de rodaje con los diferentes elementos que forman todo el sonido final, además de crear la banda internacional para que otros países puedan doblar la película a otros idiomas”, nos cuenta Sandra García. En cuanto a proyectos de cine de distribución, “empezamos con la grabación de diálogos y luego pasamos a mezclar la grabación con la banda internacional que nos proporciona el cliente”. 


Si te interesó este artículo, también puede interesarte:
Noticias relacionadas
Videopopular • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress