Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Texto y fotos: Artur Paz
Lunes, 30 de julio de 2012
La rival más esperada

Cámara Nikon D800

Guardar en Mis Noticias. Enviar por email

El audiovisual está aún más revuelto desde la entrada en escena de las HDSLR, que graban vídeo comprimido, en una incómoda carcasa de foto, pero aceptable por darnos ese look cine que tanto nos gusta. Nikon era la rezagada a ojos de sus seguidores y de sus rivales, pero trae destacadas mejoras en el enfoque, el control de audio, ergonomía, sensor y resolución.

[Img #2745]


Durante unos días he tenido la oportunidad de rodar varias secuencias con la nueva D800. La localización escogida por Nikon: Nueva York, un extraordinario plató. Un gran viaje por tierra, mar y aire, con todo tipo de situaciones. Acciones con mucho movimiento, escenas oscuras, planos generales, cortos, cielo gris y también mucho color. Una agradable variedad ideal para sacar conclusiones.





Buscando foco y color
La D800 se diferencia de sus competidoras por disponer de foco automático, incluso rodando en vídeo. Realizo la primera prueba en una sala de boxeo de Brooklyn, en la que los deportistas se mueven rápido y la luz es limitada. Sin moverme del lugar, sigo los movimientos del boxeador cámara en mano y foco automático. Correcto, pero no me funcionará en edicion. La cámara se vuelve un poco loca y difícilmente es justificable.

[Img #2746]
Se apagan las luces
Entramos en un teatro y allí están los Blue Man para distraernos, pero también para probar al máximo el ISO rodando acciones oscuras y con mucho negro. La conclusión es que está muy avanzada y que podemos rodar en ubicaciones con mucho negro de fondo sin que aparezca ruido en las zonas de negro. No obstante, por contradictorio que parezca, algo de ruido nos aparece en lugares con poca luz, como era el caso de la sala de boxeo. Una peculiaridad propia de las cámaras de cine.

Agárrate que volamos
Sobrevolamos el cielo de Manhattan. Un experiencia más que recomendable. Mucha luz, cielo abierto de mediodía, pocas nubes... Sobre el río Hudson, el piloto gira 180º al llegar a Central Park, regresamos y Wall Street me queda ahora a mi lado. Rascacielos de líneas verticales y horizontales. Hay efecto moiré, y, con cielo de mediodía, poco podemos hacer. Ya lo dije yo: a volar hay que ir a última hora de la tarde.


Videopopular • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress